Los que con lágrimas sembraron

La semana pasada le presenté a mi clase en el Seminario Fuller el himno del guatemalteco Alfredo Colom “Los que con lágrimas sembraron”. Para la generación de mis padres, y aun para la mía, este canto fue un llamado a la proclamación del evangelio.

  • Los que con lágrima sembraron                                                      
  • Con regocijo segarán                                
  • Donde sus lágrimas regaron                                                                                                  
  • Hermosas plantas crecerán.
  • Andando irán, llorando irán                                                                                                          
  • Pero felices volverán.
  • Llevando al hombro sus gavillas                                                                                                       
  • Y en la garganta una canción                                                                                                         
  • No se perdieron las semillas                                                                                                         
  • Mas dieron fruto en bendición.

El himno está basado en el Salmo 126:5,6, uno salmo del exilio. El salmo nace entre un pueblo que ha sufrido pero que tiene esperanza de que Dios obrará. La siembra que se había perdido dará fruto. Los que lloraron verán el fruto de la obra del Señor.

... lea más

Gracias, José Grau

Las iglesias evangélicas de España siempre han sido una pequeña minoría de la población española. Durante gran parte del siglo XX vivieron bajo persecusión y amenaza. A mediados del siglo pasado comenzó a crecer el movimiento evangélico en América Latina, y en el EEUU de habla hispana, pero no se vio un avance similar en España. El movimiento evangélico en España ha crecido, pero no ha visto el nivel de crecimiento que se vio en América Latina y sigue siendo una muy pequeña minoría.

... lea más

Creando “Pequeños monstruos”

El viernes pasado se publicaron las palabras del Papa Francisco que había dicho en noviembre en una sesión con líderes de órdenes religiosas católicas. Entre otros temas, trató el tema de la formación de los sacerdotes. Dijo que el trabajo de formación era muy importante y que se no se hacía bien “los sacerdotes se pueden convertir en pequeños monstruos”.

El Papa habló de la importancia de la motivación de los que entran al sacerdocio. No deben entrar para una vida confortable o para subir la escalera de carrera. Dijo que los procesos formativos deben formar el corazón, no sólo la mente. Los seminarios necesitan llevar a los candidatos a las periferias, para que vean como vive la gente que van a servir. Sin este enfoque se puede enseñar la teología como algo abstracto, que crea fundamentalistas y no siervos.

... lea más

El ateísmo como lujo de los ricos

La semana pasada el reportero Chris Arnade, del periódico inglés The Guardian, hizo una confesión pública muy interesante. Reconoció que el ateísmo en un lujo intelectual que se pueden dar los ricos (Atheism is an intellectual luxury for the wealthy). Describe su encuentro con gente pobre y necesitada que sigue adelante con esperanza, a pesar de su situación pésima, porque cree en Dios. Hacia el final de su artículo también cuestiona la actitud de Richard Dawkins, el ateo famoso, viéndolo como un adolescente que se puede dar el lujo de atacar a los creyentes desde su posición de privilegio, alejado de las necesidades de los que claman a Dios y esperan en El.

... lea más

Canciones navideñas contraculturales

El tiempo de Adviento nos presenta la oportunidad de confesar nuestra fe por medio del canto. Los himnos y villancicos confiesan la encarnación, el hecho de que Dios se hizo uno de nosotros. Pero también confiesan las razones por las cuales Dios envió a Cristo al mundo. Nos hablan de un Dios que cree en su creación y que busca obrar a su favor. Cantamos los himnos navideños, de nuevo, porque no hemos perdido la esperanza. Dios obró, Dios está obrando y Dios obrará.

Gracias, Nelson Mandela

Esta semana el mundo despidió de la tierra a Nelson Mandela. Fue una oportunidad para recordar el impacto que él tuvo en Sudáfrica y más allá. Muchos son los que han celebrado su vida. Sin embargo, una de la ironías de estos días ha sido escuchar a personas celebrar a Mandela, quienes en momentos pasados apoyaron al gobierno del apartheid y su justificación de la encarcelación de Mandela. Casi todos han querido olvidar que muchos de los países y líderes democráticos del momento apoyaron al apartheid porque las personas en el poder eran eran blancas y anti-comunistas. Mandela dedicó su vida a conseguir los derechos ciudadanos a la mayoría no-blanca de su país. Como joven se unió a esfuerzos revolucionados y por causa de eso terminó en la cárcel por 27 años. El tiempo en la cárcel lo podría haber amargado y hacerlo más violento. Sin embargo, salió de la cárcel dispuesto a unificar a los oprimidos y los opresores y trabajar por la reconciliación nacional de Sudáfrica. El Congreso Africano Nacional fue condenado por utilizar la violencia para destruir el apartheid, aunque la violencia no trajo el cambio. Fue cuando Mandela planteó una nueva manera de pensar sobre el futuro, que el pueblo sudafricano pudo encontrar el camino de la reconciliación. Como presidente, Mandela llevó al pueblo a un proceso de reconciliación en el cual la confesión de los opresores fue directa, como también el perdón de los oprimidos. Nelson Mandela nos enseñó que podemos perdonar a nuestros enemigos, que podemos utilizar la reconciliación como método de tratar con la injusticia y que la verdadera reconciliación necesita la confesión de la verdad. En otras palabras, Nelson Mandela nos enseñó que si ministramos a la manera de Cristo, Dios puede obrar la justicia a través de nosotros. Eso por eso que digo, gracias, Nelson Mandela. (Protestante Digital, 8 de diciembre del 2013)

... lea más

Evangelii Gaudium, el viernes negro y las trampas del capitalismo materialista

La semana pasada el Papa Francisco I publicó su primera exhortación apostólica en la que presentó algunos de las prioridades de su papado. Durante esta misma semana aquí en Estados Unidos celebramos dos actividades que reflejan la contradicción de nuestras prioridades nacionales. El jueves celebramos el día de acción de gracias. Pero el viernes (y en muchas tiendas el mismo jueves) se celebró la mayor orgía materialista anual de EEUU, el famoso viernes negro.

Mientras el papa condenaba la idolatría del dinero, aquí le estábamos rindiendo culto. Evangelii Gaudium condenaba un sistema económico en el que no es noticia la muerte de un anciano expuesto a los elementos, pero la noticia aquí tenía que ver con los pleitos en las colas entre las personas que estaban esperando entrar a los centros comerciales para conseguir algún producto barato. Hablamos de parar para dar gracias el jueves, pero cerramos nuestro agradecimiento buscando comprar más cosas. Evangelii Gaudium o viernes negro, que ironía.

... lea más